Revisión de vehículos

Elementos que se revisan en la ITV

  • En primer lugar se comprueba que los datos identificativos del vehículo, matrícula, número de bastidor, marca y modelo coinciden con los datos contenidos en la documentación del vehículo entregada por el usuario, que es el Permiso de Circulación y la Tarjeta de Inspección Técnica.
  • El acondicionamiento exterior: espejos retrovisores, visibilidad, lunas, placa matrícula, etc.
  • El estado general de la carrocería así como el bastidor, piso y bajos del vehículo.
  • El acondicionamiento interior del vehículo: funcionamiento puertas, ventanillas, mecanismos de cierre, cinturones de seguridad, etc.
  • La señalización y el alumbrado: luces de cruce, luces de carretera, intermitentes, luz de freno, marcha atrás, etc.
  • Eficacia del circuito de frenado.
  • Funcionalidad de la dirección para detectar si existen holguras.
  • Suspensión y ejes: rótulas, amortiguadores y articulaciones.
  • Funcionalidad del motor: nivel de ruido, emisión de monóxido de carbono dentro de los límites permitidos, etc.

Tipología de defectos y resultados de inspección

Se establecen 4 resultados posibles en el informe de inspección:

  1. Inspección favorable sin defectos
  2. Inspección favorable con defectos leves
  3. Inspección desfavorable
  4. Inspección negativa.

Se establecen 3 tipos de defectos:

  1. Defectos Leves (DL)
  2. Defectos Graves (DG)
  3. Defectos Muy Graves (DMG).

Con los primeros (DL), y en función de la legislación española la inspección es considerada favorable con defectos leves, el usuario debe corregirlos, pero no debe volver para la comprobación de la subsunción de dichos defectos. Si el vehículo tiene defectos graves (DG), la inspección será considerada desfavorable el propietario está autorizado a dirigirse a repararlo y volver a la estación de ITV donde pasó la primera inspección para comprobar la subsanación de dichos defectos.

En el caso de diagnosticarse defectos muy graves (DMG), la inspección será considerada negativa, el vehículo no está autorizado a abandonar la estación de ITV por medios propios, sino que tendrá que hacerlo por medios ajenos (grúa o similar) hasta el lugar de reparación, y volver para la comprobación de defectos.

El resultado de inspección favorable sin defectos o favorable con defectos leves, permite circular al vehículo con normalidad hasta que vuelva a caducar la inspección.

Consecuencias de un rechazo de la ITV

Si en la inspección del vehículo resulta afectada algunos de los elementos que se analizan se concede un plazo de tiempo para subsanarlo mediante el cual la ITV queda en suspensión, una vez subsanado el problema se pasa de nuevo la revisión y si es superada se aprueba la revisión. Un vehículo que no haya realizado la ITV en el plazo determinado puede ser sancionado y si se detectan fallos graves en su funcionamiento puede ser inmovilizado.

Fuente: Wikipedia.